miércoles, 8 de octubre de 2014

Ya tengo página web.

Pues sí, que ya tengo página web. Si me lo juran hace quince años, no me lo creo. Recuerdo que en esa época, recién llegado como notario al pueblo lucense de Mondoñedo, mi segundo destino, comenzaba a llegarnos esto de internet. Se conectaba uno y el ordenador se pasaba un minuto haciendo una serie extraña de ruidos que hacían temer seriamente por la salud de la máquina. Es mucho lo que ha cambiado todo, aunque no nos demos cuenta.

No sé si todos los cambios habrán sido a mejor, pero desde luego que en el tema de acceso a la información, y particularmente en lo jurídico, hemos visto una auténtica revolución. Las propias bases de datos son una herramienta con la que nuestros recientes antepasados en el derecho ni habrían soñado. 

En fin, que estoy como un niño con un juguete nuevo. Ahora a utilizarla y a dotarla de contenido.

La página lleva mi nombre y apellidos, no he sido muy original, y la única originalidad, sustituir "Mariño" por "marino", no ha sido espontánea, sino impuesta por los hijos y nietos de la pérfida Albión, que desde Trafalgar nada ha sido lo mismo. 

Aquí dejo un enlace: http://www.franciscomarinopardo.es/, por si alguien quiere visitarla, que será bienvenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario